Jenny Angulo: «¡De todo se aprende!

Por: Laura Gabriela Castro González

Jenny comenzó a bailar a los 8 años en el programa de ballet del DICAS, bajo la dirección de Sonia Arias. Lamentablemente, la escuela cerró debido a recorte financiero del gobierno. Tenía 16 años y ya se dedicaba a enseñar a los más pequeños en la escuela. Por muchos años dio clases en las academias y escuelas de la ciudad y se unió al proyecto Escuela-Taller del Instituto Municipal de Cultura, bajo la dirección de Pacho Centeno.

Mientras bailaba y enseñaba, estudiaba su pregrado en Ingeniería Industrial en la UIS del que se graduó en 2007. Luego, por invitación de Martha Hincapié, se unió a su proyecto colombo-alemán Periferic, con quienes bailó en Bucaramanga, Bogotá, Cali, Berlín y Erlangen (Alemania).

En el 2011 ganó una beca bicentenario de creación en danza y en 2012 se mudó a Champaign, Illinois, USA, a hacer la maestría en danza con énfasis en educación y coreografía. Una vez terminada, se mudó a Nueva York donde trabajó con un programa extracurricular de danza para niños en escuelas públicas y bailó con la coreógrafa Johanna Meyer.

 

En el 2017 se mudó a Bogotá para trabajar en el departamento de artes escénicas de la Universidad Javeriana y se unió a la compañía Danza Común. Fue ganadora de becas de creación de Mincultura e Idartes, y trabajó con la Universidad de los Andes en el proyecto de la Secretaría de Educación Distrital, Rediseño de las Pruebas SER en artes.

Dice que lo más bonito que ha encontrado en su carrera es la gente: “Compartir y bailar con la gente como estudiante, profesora, directora, intérprete, etc. crea unos vínculos de pertenencia a una comunidad que en su mayoría la encuentro sensible, crítica, tolerante, creativa, amigable y resistente. Es una comunidad de apoyo para seguir la vida en la danza y creer cada vez más en ti misma y en ella”.

Finalmente, les manda un mensaje a los jóvenes bailarines santandereanos: “Aprovechen al máximo todas las oportunidades que el contexto les ofrece, los profesores, los compañeros, los espacios, los artistas de otras disciplinas, etc. para su formación en la danza y en la vida… ¡de todo se aprende! Crean en sí mismos y proyecten su futuro en la danza para que con su amor, esfuerzo, dedicación y resistencia creen su camino hasta alcanzar lo que quieren”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *